ENCONTRÁ TODO SOBRE 

Córdoba
Parcialmente Soleado
22°C
Sensación térmica: 21°C
Presión: 1020 mb
Humedad: 49%
Viento: 3 m/s SE
 

Miramar de Ansenuza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Córdoba no tiene salida al océano, pero si tiene mar propio. En el noreste de la provincia, se encuentra enclavada en medio de una llanura, la mayor cuenca cerrada de Latinoamérica: la Laguna Mar Chiquita.

Este espejo de agua salada con bondades curativas, reserva natural, hábitat de la mayor diversidad de especies de aves que existen en el país, dio origen a Miramar, la única población ribereña ubicada en el arco sur del mismo, donde naturaleza y sociedad interactuaron a través de los años, haciendo de ésta el centro de mayor atracción turística de la región.

Los sabores de Miramar convierten este destino en único en cuanto a la variedad de degustaciones que se pueden hacer sobre dichos productos. En materia hotelera, Miramar cuenta con una gran variedad de alojamientos para que tu estadía sea placentera y acorde a tus necesidades. Los recorridos al aire libre son visitas obligada, los criaderos de nutria forman parte de la historia, de la esencia de la ciudad, se pueden descubrirlos realizando las visitas por los corrales, aprendiendo sobre su crianza y alimentación.

Ver listado de ALOJAMIENTOS
Ver listado de GASTRONOMÍA

Avistaje de Aves

El visitante llega atraído por las maravillas naturales que posee esta región, una de ellas es nuestra Laguna Mar Chiquita, la misma fue elegida por todos los cordobeses en octubre del año 2008 a través de un concurso organizado por La Voz del Interior como Primera Maravilla Natural de la Provincia, seguida de otras seis. El clima de sol intenso, pero aire fresco, propios de otoño e invierno, proporcionan características únicas para practicar Ecoturismo, realizando avistaje de aves. Actualmente Miramar de Ansenuza es reconocida a nivel internacional, por la diversidad de aves autóctonas que habitan en su ecosistema.

Uno de los sitios recomendados para realizar dicho avistaje es el Mirador de Aves y Desembocadura del Río Xanáes, el que se recomienda llegar con guía desde la localidad, o bien a través de diferentes excursiones que se realizan en embarcaciones navegando por la Laguna. Contemple la variedad autóctona de flora y fauna existentes en nuestra Reserva Natural. Más información y contactos en la Oficina de Turismo (03563) 493777.

Excursiones en lancha

Si visitas Miramar de Ansenuza, no podes dejar de realizar excursiones en lancha, barco o gomón, disfrutando diferentes recorridos que brindan una vista diferente desde el mar. Animate a descubrir la flora, la fauna y los atardeceres únicos que sólo Miramar puede ofrecerte. Más información y contactos en la Oficina de Turismo (03563) 493777

Leyenda de Ansenuza

Era hermosima la diosa del agua, que habitaba en su palacio de cristal del Mar de Ansenuza (nombre indígena de la Mar Chiquita). Pero era una deidad cruel y egoísta, pues la única ofrenda que la volvía propicia era el primer amor de los mancebos. Se cuenta que un día vio llegar a la costa del lago, que era entonces de aguas dulces, a un príncipe indio malherido en la guerra. Tristemente le sonrió a la diosa, lamentando no poder sobrevivir para admirarla. Ella quedó suspensa como sacudida por los rayos cósmicos, por vez primera el embeleso del amor conmovió su alma. Pero pronto sucumbió a la desesperación al comprender el destino de su amado.

El cristalino espejo del agua se convulsionó. Un trueno como un largo lamento estremeció el cielo y las nubes lloraron con su diosa. El mar se convirtió en un furioso caos durante un día y una noche.

Al amanecer, el joven se encontró en la playa. Sus heridas habían sido cicatrizadas y al abrir sus ojos vio la increíble transformación que se había obrado en la naturaleza. La playa era blanca y las aguas se habían vuelto turbias y saladas.

Atónito el joven, como en niebla rasgada por un tenue rayo de sol recordó a la hermosa mujer que le acariciaba cuando se le iban cerrando los ojos. Ahora se sentía sano y sus nervios tensos estaban sedientos de algo.

Comenzó a avanzar por el agua, alejándose cada vez más de la costa como si un imperativo lo impulsara. Cuando el agua llegó a su cintura comenzó a nadar. A nadar?… No, no nadaba, flotaba simplemente. Era como si unos brazos femeninos, con dulzura, penetrándole por la piel bronceada le acariciara el alma. Y siguió nadando, hasta que un tenue rayo rosado del amanecer lo fue transformando en el frágil flamenco, guardián eterno del amor de la diosa del mar. Desde entonces las aguas de Mar de Ansenuza son curativas. Amorosamente curativas.

(Extraído de un trabajo de Marcelo Montes Pacheco)

No te pierdas Miramar!

Más info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ULTIMAS Noticias

SUCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER

Ingresá tu e-mail y recibí novedades de nuestro portal para enterarte antes de todas las noticias y destinos turísticos más relevantes.

Idioma